martes, 21 de marzo de 2017

Hoy toca partida de ajedrez porno


Viendo esta imagen, a cualquier tío le encantaría echar una partida de ajedrez, aunque no tenga ni idea de los movimientos de las piezas: cualquiera confiaría en hacer los movimientos adecuados, ¿no os parece? Y aunque eso es dejar demasiadas cosas al azar, no estaría obligado a ganar esa partida; con sólo jugarla, ya sería premio suficiente.

Hace un tiempo que me dedico a dar clases de ajedrez de manera lúdica, por el sólo hecho de enseñar a chavales, y no tan chavales, a disfrutar de este juego milenario que despierta mentes y sentidos a la vez. Entiendo que en esta época de videojuegos, internet y televisión a mansalva, un juego de mesa puede despertar poco interés en chicos jóvenes; y por eso, no hace mucho, y hablando con mis compañeros mentores, se me ocurrió que podríamos hacer algo para incentivar ese interés en un tramo muy específico de edades, entre los 18 y los 25 años.

Porque, si podemos jugar al póker y al parchís porno, ¿por qué no vamos a poder hacerlo al ajedrez en su versión porno también? Una chica como la de la imagen es lo suficientemente atrayente para incitar al público de la edad que he mencionado, público masculino naturalmente. Pero no sería un problema, también se incentivaría al femenino con un maromo bien cachas, y estoy más que seguro de que funcionaría.

Mucho se habla de tirar del porno y del erotismo en estos tiempo, y de los mensajes machistas y homófobos; no es que esté a favor de ninguno de ellos, pero desde que el mundo es mundo, no hay nada que atraiga más a la juventud que el sexo contrario, por supuesto si son heterosexuales. Y si con ese pequeño truco se consigue empujar a estos jóvenes hacia un juego de mesa que tiene múltiples virtudes y beneficios no sólo para su vida actual, sino también para la futura, ¿qué mal hay en ello?

Varios de nosotros, instructores de ajedrez, vamos a hablar con la dirección de la escuela, para ver si podemos poner esta idea en práctica, porque nos ha parecido bastante interesante. Espero poder convencerlos de esto, aunque ya sé que no será cosa fácil; pero sin duda es algo por lo que merece la pena luchar. Por de pronto, si estás interesado en acudir a estas clases tan especiales, ve pensándote qué pieza querrías ser tú, y cuál será tu estrategia para conseguir que el contrincante quede literalmente en pelotas, jajaja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario